Análisis táctico del Real Betis – C.A. Osasuna

Victoria importante pero partido insípido. Los de Víctor Sánchez del Amo fueron incapaces de gobernar un partido que realmente se prestaba a ello. La noticia positiva, los tres puntos y que Rubén Castro, por fin, vuelve a sonreír sobre el verde.

Que Rubén Pardo y Ceballos se pasen 16 veces el balón en casa frente al colista en un partido en el que el equipo se adelantó pronto en el marcador evidencia lo poco que al Betis le importa la pausa. Si bien es cierto que la tendencia de ambos centrocampistas es la de verticalizar el juego, es decir, buscar más a los atacantes que a los centrocampistas, el partido se prestaba y necesitaba de ciertas dosis de pausa. Esto permitió a Osasuna a disfrutar de ocasiones pues, como dice Pep Guardiola, si atacas rápido el rival regresará también rápido a tu portería. Esto no fue algo que pareciera inquietar a Sánchez del Amo, pues sus cambios fueron más para defender sin balón – Donk y Petros – que para hacerlo con él. No tenía el Betis a Xavi en el banquillo, pero es evidente que Jonas o el propio Petros aseguran una mayor cuota de balón que el espigado zaguero holandés.

Por otro lado, el partido de Rafa Navarro fue significativo pues desempeñó el rol de Piccini, lo cual el equipo necesitaba. Hasta ayer, su titularidad dentro del 5-3-2 generaba dudas pues su aportación en campo contrario era limitada, más aún comparada con la del italiano, pero en esta ocasión sí supo ser un atacante y no sólo un defensor. Intervino bastante en campo contrario, tanto que, como viene siendo habitual cuando Víctor arriesga, Mandi y Tosca parecían ser laterales en una defensa de tres, dejando toda la zona central para Germán Pezzella.

En este Betis tan vertical Darko Brasanac no es la pieza ideal pues el serbio es un correcaminos que apenas guarda la posición, pero desde luego no se le puede negar su aportación en las últimas semanas gracias a un esfuerzo denodado. El ex del Partizán es capaz de romper al espacio sin que ello implique que luego esté en la medular para robar el esférico. A veces cuesta entender cómo lo hace, pero la cosa es que lo logra. Además, las mencionadas rupturas al espacio de éste están siendo una variante necesaria en un Betis corto de opciones ofensivas cuando crea.

 

 

Escrito por

Uno de tantos béticos que sufren y disfrutan desde la lejanía. Periodista deportivo. Apasionado del balompié y de todo lo que sucede sobre el verde. Piensa que podría vivir sin el gol, debido a su fascinación por todo lo que sucede en el juego: movimientos, espacios, etc. Esa fascinación es la que pretende reflejar en sus artículos. Eso si, nada como explicarlo con el sabor de las deliciosas victorias verdiblancas. Siempre ha pensado que lo sueños son mentiras que un día deja dejan de serlo.