HomeAnálisis

Análisis

El primer y último verano de Miguel Torrecilla en las oficinas de Heliópolis fue una derrota camuflada. El tecnócrata salmantino, que había rozado el sobresaliente en Vigo, olisqueó distintos mercados con el beneplácito de los dirigentes béticos, pero sin la puntería de años anteriores. Terminada la temporada, se

Al beticismo le duele el corazón. La capacidad de amar -sí, amar- del aficionado bético se ha visto significativamente mermada en los últimos tiempos, habida cuenta de los continuos sinsabores que su equipo, el Real Betis Balompié, le ha brindado. Heliópolis no hace prisioneros, y